Select Language

© Babel Viajes (Leg. 16.226) Dirección: Av. Julio Argentino Roca 353 - Local 6 - Tel: (0280) 4458000  - madryn@babelviajes.com.ar

“BABEL ME ARMA UN VIAJE A UN DESTINO QUE NO CONOZCO Y YO SEGURO ME ANOTO”


Publicado el 27 de julio de 2019 | 12:56 pm

Marina tiene 70 años. Oriunda de Comodoro Rivadavia, pero anhela algún día vivir en Madryn,  sería el lugar para culminar su vida. Es psicoanalista y afirma que el trabajo para ella es lo que hace “entre viaje y viaje”, ya que “trabajo muchas horas y junto la plata para el viaje siguiente”.  Marina ha recorrido varios destinos con esta filosofía. Pero el año pasado le pasó algo particular: “En octubre viajé a China-Japón. Es un destino que no hubiera elegido nunca, pero mi hermana mayor no se animaba a ir sola y decía que quería viajar antes de morirse. Entonces le dije que si”.

La preparación del viaje la vivieron de diferentes maneras: Marina asegura que ella no tenía expectativas y tenía pocas ganas de ir. Por el contrario, su hermana Milagros (quién siempre demostró ser muy espontánea a la hora de viajar) lo planificó y lo espero como el “gran viaje de su vida”. En esa preparación contrataron la empresa Babel Viajes de Madryn. “Elegí Babel porque mi hermana vive en Trelew y le llegó un aviso. Con esto de querer convencerme en un viaje que me atrajera más, pensamos en el Transiberiano. Fuimos a la empresa y ese viaje era muchísimo más caro. China-Japón también era un gasto superior al que yo estaba acostumbrada, pero era un poco más accesible. Hoy, asegura que fue “el dinero mejor invertido”.

Marina dice que China la dejó maravillada y cuándo lo cuenta lo hace con un tono de voz nostálgico, de esos que contagian un sentimiento de felicidad. Destaca la organización del viaje, dice que dice que nada podría haber salido mejor: la hotelería fue increíble, los horarios se respetaron, no tuvieron problemas con el equipaje; todo salió bárbaro. El guía, Ricardo, sabía cómo generar expectativa, repetía la información necesaria, estaba en cada detalle. Recuerda: “Richard, nuestro guía argentino, fue el gestor de la mayoría de los momentos felices, con su capacidad de liderar y su chispa casi cordobesa”.

Que el grupo haya sido tan heterogéneo lo señala como un plus especial: “Se armó un clima en donde los viejos nos moriamos de risa, los intermedios hacían los chistes y los jóvenes bailaban en el pasillo”. Si bien cree que la gente que llega a esos destino son personas que ya tiene mucha experiencia en viajar, gran parte de la organización se lo agradece a la empresa: “Si hoy Babel me arma un viaje a un destino que no conozco yo seguro que me anoto”. 

De tanto viajar, desarrolló un hobby: escribir crónicas. A eso de las ocho de la noche, cuando las actividades del día terminaron, se acuesta en la cama y escribe. “Descubrí que si no releía lo que escribía, había cosas que no recordaba más. Además la gente cuando la lee me dice que es como ´si estuvieran viajando conmigo´”.

Compartimos un fragmento de sus escritos, de esos 21 días: 

“A las 8 de la mañana arrancamos rumbo al Lago Yamanaka (Japón) o lago de los cisnes. Si teníamos suerte íbamos a ver al volcán, a su cráter, pues es época de nubes y lluvia. La tuvimos.  Así que en el camino empezamos a ver su cima por entre las curvas del camino .En el lago, además de cisnes,  tenía patos de distintos y  bellos colores y enormes carpas grises, blancas, naranjas. Había una serenidad importante, aguas muy mansas y una barca mediana, con aspecto de cuello de cisne en su proa, que tocando su sirena nos venía a buscar para llevarnos a dar un paseo preparatorio a lo que vendría después. También fue preparatoria la charla de Keiko, nuestra guía japonesa, quién durante el camino nos enseñaba palabras básicas, las habituales, ohaio, sayonara, arigato, y otras más inusuales como chotochoto (un poco) y choto mate (espera un poco)”

Todos los relatos son maravillosos. Asegura que se encontró con los paisajes más variados y con una inmensa variedad de matices. Hay una escena que se repetía que le encantó: “ver caer el sol, mientras la ciudad enciende sus luces”. Asegura que toda la tecnología que hay es increíble. Detalles que solo se pueden vivir para entender. Para Marina la idea de volver siempre estuvo, todavía lo está. Piensa que viajar por China y Japón fue “la culminación del sueño de mi hermana y una sorpresa absoluta para mi”.

 

*No te pierdas el #DiarioDeViaje. Seguinos en nuestra Fan Page @babelviajesmadryn

y en nuestra cuenta de Instagram babelviajesmadryn.


BLOG - ACTUALIDAD SOBRE TURISMO -

El NORTE ARGENTINO Y UN VIAJE ENTRE HERMANOS

El tiempo pasa. Y aunque la frase suene trillada, es una realidad. Cuando querés acordarte ya no vivís con tus padres, sos independiente, tu hermano menor, ya esta grande y los anécdotas de la infancia, quedaron atrás.  Oriundos de Esquel, Manuel (21) vive en Bariloche, Magalí (36) en San Martín de Los Andes y Maira […]